“Los gobiernos de América Latina le fallaron a la gente en la pandemia”

Actualidad

En una entrevista publicada por BBC Mundo, la economista Mónica de Bolle señala que en muchos países de la región se privilegió rescatar la economía antes que salvar vidas. Los que peor manejaron la crisis fueron Brasil y México, mientras que Uruguay y Argentina ofrecieron las mejores respuestas.

¿Podrían haberse evitado tantas muertes durante la pandemia? Sí, contesta con énfasis la economista brasileña Mónica de Bolle.

Investigadora senior del Peterson Institute for International Economics (PIIE), académica y exdirectora de Estudios Latinoamericanos y Mercados Emergentes en la Universidad Johns Hopkins, lleva años estudiando la región.

De Bolle, doctora en Economía de la London School of Economics, hizo un giro poco habitual durante la pandemia.

Decidió expandir sus investigaciones al campo de la salud pública, especializándose en estudios en inmunología, genética y bioquímica en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

La respuesta frente a la pandemia en la región “fue un desastre”, dice, aunque también rescata los aspectos positivos de algunas de las políticas económicas que se han implementado.

En entrevista con BBC Mundo, la experta analiza las diferencias entre los paquetes de estímulo entregados en América Latina para enfrentar la pandemia de covid-19, en relación a las ayudas fiscales implementadas en países desarrollados.

line

Aunque las políticas económicas varían mucho de un país a otro, ¿qué elementos comunes han existido en la respuesta de los gobiernos latinoamericanos frente a la pandemia?

Ha existido una medida en común, a pesar de que cada país hizo su propia versión. Se trata de los programas de transferencias de dinero que se entregan directamente a las personas.

¿Cómo han funcionado?

Creo que fue probablemente la más eficiente de todas las políticas gubernamentales.

En algunos países se extendieron por más tiempo o se entregaron más recursos, pero las transferencias fueron un factor crucial. No solo como una política económica, sino también como una política de salud pública.

Cuando hay muchas personas que trabajan de una manera informal son necesarias medidas como esas. En otros países donde la informalidad es más baja, el escenario no es el mismo.

¿Cuáles son las diferencias entre las ayudas fiscales entregadas en Latinoamérica y las entregadas en los países desarrollados?

La principal diferencia, si comparamos la respuesta de los países latinoamericanos y los europeos, es que los países más desarrollados apoyaron más a las pequeñas empresas.

Por ejemplo, pagando parte de los salarios de los trabajadores para que las empresas no tuvieran que despedir a las personas.

El problema es que una medida como esa aplicada en Latinoamérica no es realmente eficiente porque una gran parte de la población trabaja en el sector informal.

Entonces lo que realmente se necesita son estas transferencias de dinero del gobierno a la gente.

¿Y cuál fue el país que las implementó con mayor éxito?

Yo diría que Brasil. El programa de entrega de dinero se extendió desde abril hasta diciembre del año pasado. Fue bastante generoso, llegó a cerca de 70 millones de personas y logró sostener parcialmente la economía.

Según mis cálculos la caída del PIB en 2020 habría sido al menos 6% peor de lo que finalmente fue.

En la región las experiencias son mixtas, es difícil compararlas, pero esta medida fue la más eficiente para apoyar la salud y la economía.

¿Pero esas transferencias de dinero realmente ayudaron a las personas más vulnerables y a las pequeñas empresas?

Aquí hay dos cosas: sí ayudaron a las personas más vulnerables, a las personas que trabajan en el sector informal, pero en el caso de las pequeñas empresas, muchos países, incluyendo Brasil, no aplicaron programas para ayudarlas.

En general, los pequeños negocios no recibieron ayuda. Por eso hemos visto bancarrotas. Esto es algo que ha afectado a las economías, al sector de servicios, que es donde hay más pequeños negocios.

De verdad que hubo muy poco apoyo para ellos en la región. Creo que eso fue un error porque esos negocios emplean a mucha gente y tienden a ser vulnerables.

Desafortunadamente muchos de los despidos en Latinoamérica ocurrieron en pequeñas empresas.

El caso de Brasil es llamativo. Usted señala que el programa de entrega de dinero fue exitoso, pero el presidente Bolsonaro le restó importancia a la pandemia, que ahora parece estar fuera de control

Es completamente paradójico. Cuando se llevó a la práctica el año pasado, Bolsonaro se opuso.

Pero a los pocos meses de su implementación, los niveles de aprobación de Bolsonaro se dispararon precisamente gracias a ese programa.

Políticamente funcionó muy bien para él. Lo que encuentro realmente desconcertante es que a pesar de que consiguió una ventaja política, le puso fin en diciembre y ha sido reacio a volver a hacerlo.

Ahora están haciendo algo al respecto, pero es un programa pequeño. La pandemia está peor ahora de lo que estaba el año pasado, el país necesita desesperadamente un confinamiento y no lo está haciendo.

Políticamente hablando, no me parece que haya una estrategia. Y desde un punto de vista económico, tampoco parece haberla.

Y si miramos el panorama general de la región, ¿se podrían haber evitado tantas muertes con una mejor respuesta sanitaria y económica?

Creo que sí, que se podrían haber evitado, porque si los países hubieran implementado estrategias más focalizadas, las cosas serían diferentes.

Focalizadas en dos cosas: las transferencias de dinero para personas vulnerables y para pequeños negocios, y haber tomado las medidas sanitarias a tiempo para enfrentar la pandemia.

Esas dos cosas habrían sido muy buenas repuestas, habrían tenido un costo menor, habrían tenido un mayor impacto en el control de la pandemia. Habrían salvado más vidas y habrían ahorrado costos. Hubo mucho dinero gastado que se fue a ninguna parte.

Además de Brasil, ¿qué otros países han manejado mal la crisis?

México.

Pero México ha implementado ciertas medidas económicas para enfrentar la pandemia…

Sí, pero podría haber hecho mucho más.

Cuando miras la región, uno se pregunta, ¿qué están haciendo estos líderes políticos? A AMLO no le ha afectado políticamente, su aprobación es alta, pese a no haber hecho las cosas demasiado bien.

El nivel de aprobación de Bolsonaro ahora está comenzando a caer. Hubo elecciones en Ecuador y Perú, vienen elecciones en Chile y en general hay líderes que están en una posición debilitada.

Las perspectivas no parecen buenas. El año pasado Latinoamérica tuvo uno de los peores desempeños en el mundo y en 2021 va a ser lo mismo.

Es impresionante ver cómo muchos de los países no tomaron las medidas necesarias para contener la pandemia.

Si no fue necesariamente un problema de falta de recursos en las economías más grandes de la región, ¿por qué no hicieron lo correcto según su punto de vista?

No hicieron lo correcto porque no entendieron desde un inicio que la pandemia y la economía van inextricablemente juntas. No se puede separar el problema de salud del problema económico.

Todos estos países partieron de la idea de que tenían que proteger la economía, que era mejor evitar los confinamientos y se mantuvieron en esa línea por un largo tiempo, salvo algunas excepciones.

Muchos gobiernos fracasaron en entender que tomar medidas para controlar la pandemia era bueno para la economía.

Lo segundo es que las medidas económicas deberían haber respondido a las necesidades. Esto no es cualquier crisis económica. Es una crisis económica provocada por un problema de salud pública. Por eso hay que conectar las dos cosas.

¿Diría entonces que los gobiernos le fallaron a la gente?

Sí, creo que en general los gobiernos de América Latina le fallaron a la gente en la pandemia.

¿Y qué países lo hicieron mejor que otros?

Diría que Uruguay fue el país que mejor lo hizo.

Argentina no lo hizo tan mal, pero económicamente Argentina tiene sus propios problemas. El resto de la región fue un desastre.

¿Qué fue lo peor de ese desastre? ¿Qué promesas no se cumplieron?

La idea de proteger a los más vulnerables no se ha cumplido. Los países levantaron muchas de las medidas demasiado pronto.

Lo que tenemos es una región con alta desigualdad y el legado de esta pandemia es una mayor desigualdad.

¿Cuál es la principal lección que le deja esta pandemia a los gobiernos de la región?

No sabemos por cuánto tiempo va a durar esta pandemia. Y después de esta tendremos otras pandemias. Lo que América Latina debería hacer es aprender de sus errores, especialmente del gran error de separar el tema de la salud del tema económico. Eso no se puede hacer durante una pandemia.

La lección es que si no haces nada frente a la pandemia, la economía va a sufrir.

La economista Mónica de Bolle dice que el manejo de la pandemia y sus consecuencias económicas fue “un desastre” en la mayor parte de la región.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *